El potencial de la teleconsulta médica para la población

28 de Diciembre, 2017

Las clínicas y los hospitales en Cuba gozan de gran prestigio en el campo de la salud y ofrecen servicios académicos de pregrado y postgrado en diversas disciplinas de las ciencias médicas. En las universidades cubanas se han formado en los últimos 50 años más de 130.000 médicos, cubanos y procedentes de otros 130 países. Con más de 285 años de experiencia en docencia, se ubica a nivel continental y dentro de economías emergentes como una nación favorecida, con condiciones excepcionales para asumir la capacitación y el entrenamiento profesional en diversas disciplinas.

Cuba no solo ofrece servicios académicos, también exporta servicios médicos y ha creado una industria local relacionada a la medicina con clínicas que atienden a extranjeros que vienen a buscar soluciones a sus problemas de salud. Por ejemplo, la Clínica Central Cira García se destaca por sus programas a la medida del paciente en todas las especialidades.

El turismo en salud es un mercado atractivo no solo en Cuba, también se observa la misma tendencia en otros países latinoamericanos que tienen excelentes cirujanos, profesionales de la salud y clínicas que gozan de gran reconocimiento y prestigio. Los turistas intentan combinar su visita para conocer la capital o el país y posteriormente someterse a alguna intervención quirúrgica aprovechando un paquete hospitalario que en general es más económico que en su país de origen.

Hasta ahora el turismo en salud es presencial y los costos aumentan a causa del traslado, estadía y las prestaciones sanitarias requeridas. Por esa razón, solo un segmento reducido de la sociedad puede acceder a esta oferta de servicios médicos en el exterior, pero a futuro con los cambios tecnológicos y la transformación digital a los que están sometidos los sistemas de salud, algunos paradigmas van a cambiar. Bajo el alero de la salud digital, surgirán nuevas formas y modelos para suministrar servicios sanitarios, como por ejemplo a través de la telemedicina a un costo mucho menor y será un complemento para el turismo presencial en salud.

A nivel mundial, la telemedicina está tomando cada vez más relevancia y los seguros de salud están incorporando algunos servicios en su arancel, por ejemplo, la teleconsulta. Esto se debe al aumento de los costos en salud, los cambios epidemiológicos y la necesidad de trabajar en red.

La telemedicina mejora el acceso a especialistas, mejora la calidad de la atención y ahorra recursos para evitar traslados y tiempos de espera. Los beneficios de la telemedicina para los sistemas de salud son los siguientes:

Con el equipo comercial de la Clínica Central Cira García se conversó sobre las bondades de la telemedicina y particularmente sobre el potencial de la teleconsulta para la población de habla hispana que rodea los 520 millones de habitantes en todo el mundo. Coincidimos que consultar y conversar a distancia en el mismo idioma es un factor de éxito para los servicios de teleconsultoría.

Se analizó el incremento y la predisposición de muchos pacientes en buscar una segunda opinión médica para diagnósticos y tratamientos, especialmente cuando se trata de enfermedades graves y catastróficas. En el pasado, el paciente no cuestionaba las decisiones del equipo médico, pero hoy con el acceso a internet y el aumento de los errores médicos, muchos pacientes buscan una segunda opinión médica para su enfermedad en particular. Por ejemplo, en oncología para ciertos tipos de tumores se busca la colaboración entre médicos a través de la teleconsulta. Además, los pacientes buscan acceder a una segunda opinión médica para asegurarse el mejor diagnóstico y tratamiento para su tumor en particular.

Por lo anterior, se desarrollarán plataformas tecnológicas que puedan predecir la probabilidad de un error médico y acto seguido, si lo amerita, agendar una teleconsulta con otros especialistas locales y/o internacional para poder acceder a una segunda opinión médica. Como se mencionó anteriormente, la teleconsulta tiene un especial atractivo para el mundo de habla hispana, considerando que todos hablan el mismo idioma y es un factor de éxito para el suministro de servicios de atención sanitaria en los que la distancia constituye un factor crítico, realizado por profesionales que apelan a tecnologías de la información y de la comunicación con objeto de intercambiar datos para prevenir enfermedades, realizar diagnósticos y sugerir tratamientos costos-efectivos.

Con respecto al modelo de negocio, desde que hay evidencia científica de la relación positiva del ratio costo/beneficio, los seguros públicos y privados paulatinamente están incorporando la teleconsulta como una prestación más en sus catálogos de prestaciones. Por otra parte, afecta el gasto de bolsillo cuando el pago se realiza a nivel individual. Este servicio también es atractivo para el bienestar corporativo de las empresas, y sería una nueva fuente de financiamiento, considerando que muchos trabajadores carecen de tiempo para ir al médico. De esta manera varias consultas médicas se pueden resolver a través de la teleconsulta.

En resumen, consensuamos con el equipo comercial de la Clínica Central Cira García que la teleconsulta tiene un alto potencial de crecimiento para la población de habla hispana, pero que aún existen trabas para masificar su servicio.

Los cuellos de botellas que aún persisten son: La interoperabilidad de los datos con la ficha medica electrónica e imagenología; Modelos de negocios donde todos ganan (win-win) para así incentivar el uso; Incorporar la telemedicina en los procesos clínicos asistenciales para evitar islas y la pérdida del continuum del cuidado y por último la acreditación de los médicos que ejercen su trabajo en otro país y no son reconocidos a nivel local.

La tecnología llego para quedarse y a futuro paulatinamente estos cuellos de botella deberían resolverse para que las fronteras no sean un obstáculo para acceder a una red virtual de prestadores en salud. La innovación tecnológica para los sistemas de salud será la clave para enfrentar la escasez de especialistas, fomentar la equidad en el acceso, reducir costos y facilitar la segunda opinión médica. La salud digital basado en innovación y aplicación de tecnologías disruptivas son necesarios para logar mayores niveles de eficiencia y equidad y, por último, la transformación digital también permitirá empoderar a los pacientes y mejorar su calidad de vida.

Volver al blog

Artículos relacionados

Cómo incentivar la innovación y el emprendimiento para la transformación digital en salud, aprovechando los avances

12 de Enero, 2018

Columna de opinión publicada en la edición Nº 31 de la revista Informática Médica. @font-face { font-family: "Courier New"; }@font-face { ...

Leer más

Seguridad de la información y uso de datos

28 de Diciembre, 2017

¿Cómo abordar la seguridad de la información en salud sin limitar el valor que tiene el uso de los datos?Columna...

Leer más